jueves, 17 de diciembre de 2009

GRAN REMONTADA DE LA CANTERA

Pablo Orleans | Si por algo fue bueno ver el partido del Barça en las semifinales del Mundial de clubes y perderse clase la tarde del miércoles 16 de diciembre, fue (además del pase a la final del posible sexto título del año), por ver cómo un grupo de jóvenes talentos que se visten el escudo del Barça en el pecho y que lo sienten con una de las fuerzas más absolutas del mundo futbolístico hicieron posible la remontada ante los mexicanos del Atlante FC tras el primer gol en contra. La generación de los Messis, compuesta por Piqué, Busquets, Pedro, Bojan e Iniesta -un poco antes-, herederos absolutos del maestro Cruyff, que a su vez legó su reinado y su filosofía al maestro Guardiola que hace lo propio con el más listo de la clase, han llegado con fuerza, ambición y seguridad. Ayer fueron los verdaderos artífices de la victoria. Ocho canteranos terminaron el partido y los tres goles llevaban la firma de La Masía, el atrevimiento de Guardiola y la filosofía del gran Johan.
 

Primero Sergio (que no Sergi), tras un rápido movimiento en el área, después de que Touré la peinara y Busi Jr. se adelantase a Solari, anotó el ansiado, buscado, necesario e irremediable empate de los culés. Cierto es que los primeros 20 minutos, el Barça no estaba cómodo. Los de Cancún se apoderaron del centro del campo y la presión ejercida puso en verdaderos aprietos a la defensa barcelonista. Unas veces la escasa calidad técnica de los centroamericanos y otras veces el meta culé (ese gran Valdés que aparece siempre en las grandes citas) hicieron que el segundo no sumase en la cuenta 'azulgrana -versión américa-'. Tras el gol llegó la calma, el control del partido y el descanso.

Fue entonces cuando saltó al verde uno con el que no se contaba. Leo, que cuando salió a calentar casi para el partido, debió acojonar, con todas las palabras, a los jugadores rivales. Fueron sólo dos minutos los que necesitó para desequilibrar la balanza del lado 'azulgrana -versión peninsular-' con una tremenda internada sólo apta para pulgas argentinas. El partido y el pase a la final estaba hecho, pero al partido le faltaba algo. La guinda del pastel la puso uno de los nuevos. No fue Chygrynskiy, no. Pedro, nuestro Pedrito, ha hecho historia. Con el tercer gol del partido a pase de Don Andrés, el canario se convirtió en el único jugador en la historia del fútbol en marcar gol en seis competiciones en una misma campaña. La Masía habló. También lo hizo la filosofía del buen juego, la paciencia y el aguijón letal. Habló el Barça en su estado más puro.

Ayer, Pedro hizo historia propia. El sábado, lo hará con el Barça.

Imagen | Europapress.es
  

2 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Hola! gracias por pasarte por mi blog, el tuyo está "chulo" y tienes una gran visión del fútbol.

Saludos. Nos leemos y te enlazo ;)

Sílvia dijo...

hola!
La cantera nos sigue dando muchas alegrías. Una única nota negativa: Iniesta se pierde la final.
saludos
Sílvia