miércoles, 16 de abril de 2014

Que comience el espectáculo

Pablo Orleans | Todo está preparado para una de las finales descafeinadas más esperadas del año. Valencia está lista. Las aficiones, engalanadas con sus colores, dan vida a la capital del Turia que será testigo de un choque de gigantes. Barça y Madrid se enfrentan de nuevo, en apenas tres horas, para intentar conquistar el primer gran título de la temporada. Un duelo a muerte en el que los eternos rivales se medirán sin el cien por cien de sus efectivos para doblegar y, porqué no, rematar al enemigo íntimo. Una noche de gloria para uno y de fracaso para el otro que podrá suponer una estocada mortal para el derrotado. Las cartas sobre la mesa y el guión todavía por escribir. Sin algunos actores principales pero con la misma tensión de siempre, la suerte está echada para anotar otro epígrafe a la historia del fútbol español.

Imagen | Infodeportiva.com

Con un Barça muy mermado en la zaga pero con la punta de la lanza bien afilada para la ocasión, el Real Madrid se supone más favorito a pesar de la baja de Ronaldo. Los culés, que vienen de una dolorosa derrota en Granada que alejó mucho sus opciones al título de Liga, tienen ante sí presumiblemente la única oportunidad para salvar una temporada aciaga en el tramo final. Numerosas e importantes bajas en una defensa descuidada por Martino es el mayor temor de los seguidores azulgrana que tienen del centro del campo en adelante su única esperanza para conseguir el título copero. La posesión y la movilidad rápida del balón en tres cuartos de campo deben ser las claves para el FC Barcelona.

Por su parte, los de Ancelotti llegan más motivados. Llegan con la segunda plaza liguera en su mano y con posibilidades en la Champions. Llegan más crecidos a pesar de la ya comentada baja del portugués. Y tienen motivos. Ahora es el turno de Bale para los madridistas que, sin Cristiano, debe tirar del equipo en ataque. El galés debe ser el estandarte del conjunto blanco y en el que todos posan sus esperanzas. A pesar de la irregularidad de su juego, el británico puede ser determinante en las jugadas rápidas a la contra. Un Madrid sin tanta necesidad de resultados que jugará sin tanta presión la final.

Todo está listo. La claqueta dará comienzo y los focos se centrarán en el verde de Mestalla y en los 22 jugadores que lucharán por llevarse la gloria. Y como ocurría en la arena romana, sólo uno quedará en pie y levantará el trofeo. Xavi o Casillas elevarán la copa al cielo levantino. Xavi o Casillas rozarán una vez más la gloria española. Xavi o Casillas harán que el otro vea cómo le han arrebatado la gloria. Que comience el espectáculo.