miércoles, 2 de abril de 2014

Sed un ejemplo

Pablo Orleans | Cuando millones de personas ríen contigo, sufren contigo, lloran contigo. Cuando eres el ejemplo de millones de niños a lo largo y ancho de este corrupto planeta. Cuando tus acciones repercuten en un grupo de personas, debes dar ejemplo. Debes comportarte como lo que se supone que eres. No como un sucio negocio donde sólo manda el dinero, y la política. No un ente de ideologías ni una entidad que arrasa. Y has arrasado. Y has hecho uso de tu poder para hacer política y dinero. Y te han pillado. Y debes pagar. Ahora debes ser un ejemplo, Barça. Para las generaciones que todavía no están corruptas, para esos niños que corretean por las calles de su ciudad con tus colores en su piel, en su inocente corazón. Que se despiertan cada mañana con la ilusión de ponerse tu camiseta. Que sueñan con ser parte de ti en el futuro, corriendo por el Camp Nou.

ImagenFcbarcelona.es

No hay 90 días. No hay tres meses para recurrir, porque no hay nada que recurrir. Es hora de dejar de lado tus influencias y tus contactos. Es hora de bajar la cabeza, aceptar el error y admitir que la has cagado, Barça. Ahora no están Laporta ni Rosell, lo sabemos. Y por eso es hora de cambiar el rumbo facineroso y pendenciero por el del buen comportamiento no sólo dentro de los terrenos de juego. Allí, en el césped, (y mientras no se demuestre lo contrario) tenemos a los mejores embajadores. Quizá Messi se descarrió alguna vez, pero en líneas generales ellos podrían optar a ser un buen ejemplo para esos muchachos que juegan a fútbol en las plazas de medio mundo.  

Y es hora de hacer un nuevo Barça. Sin grandes fichajes, sin grandes estrellas. Un equipo forjado por gente que ha mamado los colores, que se ha dejado la piel desde la infancia por oler el verde del Nou Camp fresco, recién cortado, lleno de aficionados. Ahora es el momento de la renovación. Y quizá vengan años grises, tristes, sin grandes títulos ni colosales celebraciones. Pero hay que empezar a dar ejemplo en un país en el que, por mal que suene, el fútbol es una de las pocas alegrías que tiene mucha gente cada semana. Sed los abanderados del deporte rey. Demostrad que no todo está perdido. Aprovechad esta sanción para cambiar la ley del fútbol, la ley del más fuerte, la del más poderoso, la del más 'Florentino'. Aprovechad la oportunidad que os brinda la FIFA en forma de castigo y explotad todavía más a las pequeñas estrellas de la casa. Demostrad que sois un ejemplo. Que podéis ser un ejemplo. Aceptad el castigo. No fichéis, no malmetáis. Y entonces podréis demostrar que el fútbol todavía no está del todo perdido. Que bajo los billetes morados existe un deporte de nobles, de nobles que se equivocan pero que saben rectificar. Un nuevo Barça con gente nueva, joven, de la casa.