lunes, 7 de marzo de 2011

El partido más importante del año

Pablo Orleans | Comenzamos la época de los tie breaks. Los nervios afloran y las plantillas aguardan entre bambalinas un soplo de aire fresco que aparte el sudor, aligere las piernas y refresque los pulmones. Noventa minutos, quién sabe si 120. Puede que todo se resuelva en los once metros. Quizá no cueste tanto, o cueste mucho más de lo esperado. La mente, apartada de amores y desamores, de posibles lesiones, de bajas rivales. Los dolores rebajan su intensidad al tiempo que crece la adrenalina y las pizarras se llenan de movimientos, de correcciones y jugadas ensayadas. El fútbol se torna cardíaco, los marcapasos retumban en los pechos y los cigarrillos apuran sus últimas caladas consumiéndose en media vida por un acercamiento al área. 

Van Persie, inicialmente descartado, entra en la convocatoria. (Foto | Marca)

La previa cuenta. Mientras unos no pasan del 1-0 en casa ante un clásico del balompié español -resultado que vale una clasificación-, los otros no saben ganar en su feudo al Sunderland (0-0). Sin Fábregas, Walcott y Van Persie, el Arsenal no es tanto Arsenal. Pierde velocidad, desmarques, goles, centros y pases. Pierde calidad y la composición de jugadas de principio a fin. Si no esta Cesc, no hay pase. Si no están ni Walcott ni Van Persie, los desmarques son más inocentes. Aún sabiendo que el catalán estará en el Camp Nou, la segunda mitad del mayor peligro gunner se disuelve, se disipa en un universo acotado por un gran pasador sin el mejor de los receptores. El Cola Cao queda esparcido, en el tazón de leche, sin lograr teñir el blanco elemento. La misión fallida. La batalla la gana el calostro. 

Aún así, la confianza debe ser mínima. Sin dos piezas clave en el ataque inglés, los de Wenger vienen con ventaja, con confianza y sin complejos. El pasado año les mojamos la oreja. Pero Arsène es perro viejo, dueño del tiempo y experto en fútbol. Por su parte, Guardiola resiste la lumbalgia con anestésicos futbolísticos. El pelo se le ha caído, el desgaste es evidente. Pero Pep es un tío de fútbol. Pep sabe que el de mañana, es el partido más importante del año.

NOTICIA DE ÚLTIMA HORA | Van Persie sí que va convocado. Wenger juega al despiste y mete al holandés en la lista para viajar a Barcelona. Cada vez me fío menos.
       
Imágenes | Marca
      

2 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Espero ver un bonito partido. Creo que veremos un Arsenal algo más defensivo, espero que MVP se luzcan y marquen un gol cada uno ;)

Saludos.

Pablo Orleans dijo...

Yo me conformo con el 1-0, en el último minuto, de penalty o fuera de juego injusto, de rebote y tras un grave error de la defensa gunner.

Sería buenísimo...
Saludos!